?

Log in

 
 
30 November 2012 @ 11:29 am
23  



Sus manos intentaron poseer los primeros rayos de sol que traspasaron su ventana.

livejournal15



Un suspiro involuntario escapó de sus labios, y al cerrar sus ojos, pudo sentir la candidez de Agatha Leveque repletando la habitación mientras la risa contagiosa de Elliot Cartes la obligaba a limpiar una lágrima que iniciaba a rodar por su mejilla. Giró su cuerpo con cuidado de no generar ruido y despertar a su hermano que se encontraba en la cama de al lado, seguramente durmiendo, como cada viernes hasta el medio día. 

23 parecía un número infinito desde hace un mes y medio.

23 parecía ser el comienzo y el final de una idílica esperanza de cambiar el mundo.

23 era el dolor intenso de un pueblo que lloró la partida de aquellas almas inocentes que fueron asesinadas a manos del poder, por tan sólo creer que merecían una más digna existencia y algunos, ni siquiera eso.

Niños, jóvenes, ancianos. Ni un cabecilla. Ni un revolucionario. Solo individuos inocuos a los cuales vio pasar por el mercado más de una vez. Seguramente, Vincent Lodge trató de cortejarla después de venderle algunas verduras y Charlize Arceneau la sorprendió con sus bellos ojos azules que la observaron mientras caminaba con los deditos entrelazados a la falda de su madre. Jeremy Clapton asistió a la escuela con ella y Mary Anne Marshall intentó comprometerla con su nieto cuando ella vendía su chaqueta negra para poder comer pan en la cena. Noah Neville, quien jamás volvió a ser el mismo después de la muerte de su esposa, ya no crearía aquellas esculturas de madera con tan sólo un paupérrimo cuchillo y Celeste Contreras no sorprendería a los adolescentes del sector con sus curvas incalculables. No podía decir que compartió con todos, pero no por eso la bala que atravesó el crédulo corazón de Sophia Fellon le dolió menos.

(the script)